Llamar: (57+1) 5939150 Ext 164
  • Capilla del Cedro

    Ubicada sobre el Km 2, por la vía que conduce a Cogua, se encuentra el majestuoso y antiguo seminario de los Claretianos, en el se halla el hermoso y delicado recinto de la Capilla sixtina, construida desde el año 1928 hasta 1939, de inigualable valor religioso, es considerada como la capilla Sixtina de Colombia, en las paredes de su interior se encuentran pinturas y lienzos del pintor José Díaz Nemogal, es declarada monumento nacional, religioso, turístico, arquitectónico y cultural.

  • Capilla del Sagrario

    Anexa a la catedral diocesana, ubicada en la calle 6 entre carreras 7 y 8; Obra de estilo colonial, iniciada en 1887 junto con la Casa Cural por el entonces sacerdote Uldarico Camacho y terminada por el Rvdo. Padre Celso Forero Nieto, quien en 1896 denomino “Capilla de la Paz” fue en este lugar en donde se cristianizaron 5 generaciones de Zipaquireños, luego convertida en sala de cine público, abandonada posteriormente y restituida en 1966 a su primitivo servicio con la distinción de Capilla del Sagrario ya que allí diariamente se honra al Santísimo Sacramento. Su fachada es réplica idéntica de la antigua Ermita de Santa Bárbara, transformada hoy en Capilla de los Dolores.

  • Capilla Nuestra Señora de los Dolores

    Situada en una de las colinas de la ciudad en uno de los barrios más antiguos, La Concepción, Monseñor Joselin Castillo, párroco de la Catedral construyó esta majestuosa capilla, de una sola nave con altar central, consagrada a la Virgen de los Dolores en 1.927, la cual funcionó durante muchos años como capellanía que dependía de la Catedral, allí durante años se conservaron los restos de los mártires zipaquireños hasta 1982 ahora se encuentran en la Catedral Diocesana. Desde su atrio se contempla una hermosa panorámica de la ciudad.

  • Seminario Mayor

    Este bello edificio de estilo francés del Seminario Mayor Diocesano de Zipaquirá, una de las más bellas construcciones de la ciudad, el 11 de febrero de 1954 se erigió canónicamente como Seminario Menor Diocesano de la Asunción, el edificio se inauguró el 15 de agosto de 1957. Cuenta con 102 celdas que alojan a los seminaristas que se preparan allí para el sacerdocio; tiene una gran biblioteca, un gran salón comedor, siete salones mayores y dos capillas una privada y otra semipública. Seis meses después de que fuera erigido Zipaquirá como sede episcopal, su primer obispo, Monseñor Tulio Botero Salazar, fundó el seminario menor con sede provincial en la casa donde funciona el colegio de la Presentación y entregó la dirección a la Congregación de los padres Lazaristas.